La  última  sorpresa  del  hotel Gran  Meliá  Palacio  de  los  Duques  de Madrid ha sido la incorporación del restaurante Dos Cielos Madrid, asesorado por los gemelos Javier y Sergio  Torres,  protagonistas  del  programa  Torres  en  la  cocina  que  se  emite  en  La  1  de  RTVE  que tendrá como chef ejecutivo a Damián González. La propuesta de los cocineros televisivos alcanza su máximo grado de madurez con este restaurante que se suma a su primer Dos Cielos, ubicado en la planta 24 del hotel Meliá Barcelona Sky con una estrella Michelin. Este proyecto culinario de Sergio y Javier, que se formaron en cocinas tan prestigiosas como las de Alain Ducasse y Santi Santamaría, ha provocado listas de espera en su restaurante barcelonés. Su filosofía se basa en conseguir el máximo rendimiento del producto con la mínima manipulación, además de utilizar ingredientes  naturales  de  proximidad  y  de  temporada  presentados  con  un  toque  muy  personal.  Es  el caso  de  platos  como  el  arroz  de  pichón  con  aceitunas  negras, el  pato  salvaje  barreado  con  peras y manzanas o (picaña) rubia gallega marinada, vinagreta de jugo de carne y encurtidos, macerada durante 90 días en vinagreta de jugo de carne y encurtidos. Así como otras creaciones entre las que destaca la empanadilla rellena de cangrejo real, Dendé y Sagú o su Pez San Pedro a la meunière, calabacín y perlas de chirivía incluidos en su menú degustación de 75 €.

La última sorpresa del hotel Gran Meliá Palacio de los Duques de Madrid ha sido la incorporación del restaurante Dos Cielos Madrid, asesorado por los gemelos Javier y Sergio Torres, protagonistas del programa Torres en la cocina que se emite en La 1 de RTVE que tendrá como chef ejecutivo a Damián González. La propuesta de los cocineros televisivos alcanza su máximo grado de madurez con este restaurante que se suma a su primer Dos Cielos, ubicado en la planta 24 del hotel Meliá Barcelona Sky con una estrella Michelin. Este proyecto culinario de Sergio y Javier, que se formaron en cocinas tan prestigiosas como las de Alain Ducasse y Santi Santamaría, ha provocado listas de espera en su restaurante barcelonés. Su filosofía se basa en conseguir el máximo rendimiento del producto con la mínima manipulación, además de utilizar ingredientes naturales de proximidad y de temporada presentados con un toque muy personal. Es el caso de platos como el arroz de pichón con aceitunas negras, el pato salvaje barreado con peras y manzanas o (picaña) rubia gallega marinada, vinagreta de jugo de carne y encurtidos, macerada durante 90 días en vinagreta de jugo de carne y encurtidos. Así como otras creaciones entre las que destaca la empanadilla rellena de cangrejo real, Dendé y Sagú o su Pez San Pedro a la meunière, calabacín y perlas de chirivía incluidos en su menú degustación de 75 €.

Entre las creaciones dulces figuran combinaciones inéditas como el postre de manzana y pepino o el de romero,  mandarina  y  piñón.  Asimismo,  en  la  carta  del  Dos  Cielos Madrid  no  falta  el  recuerdo  a  su abuela Catalina, que enseñó a cocinar a los chefs nacidos el 12 de diciembre de 1970 en Barcelona. Se trata  del “Canelón  de  la  abuela  Catalina,  trufa  melanosporum  y  queso  parmesano”,  afirman.  También están  presentes  los  guiños  a  sus  nuevos  comensales  de  la  capital  a  través  de callos  de  bacalao  a  la madrileña, con garbanzos, así como las 6 bodegas madrileñas, que se suman a su extensa e internacional carta de vinos. La cava de Dos Cielos Madrid cuenta con 166 referencias entre las que hay una numerosa representación de espumosos (cavas y champagnes). También se pueden encontrar dos decenas de vinos franceses y una amplia presencia de propuestas por copas de la Denominación de Origen de Jerez. En cuanto a los blancos  y  tintos  españoles,  esta  carta  supone  todo  un  viaje  por  la  Península  Ibérica  a  través denominaciones  de  origen  como  Valdeorras,  Costers  del  Segre  o  Jumilla. Mientras  que  los  mejores tintos  de  Ribera  del Duero  también  están  exhaustivamente  representados  con  propuestas que  van  de Emilio Moro a Vega Sicilia o Flor de Pingus
Entre las creaciones dulces figuran combinaciones inéditas como el postre de manzana y pepino o el de romero,  mandarina  y  piñón.  Asimismo,  en  la  carta  del  Dos  Cielos Madrid  no  falta  el  recuerdo  a  su abuela Catalina, que enseñó a cocinar a los chefs nacidos el 12 de diciembre de 1970 en Barcelona. Se trata  del “Canelón  de  la  abuela  Catalina,  trufa  melanosporum  y  queso  parmesano”,  afirman.  También están  presentes  los  guiños  a  sus  nuevos  comensales  de  la  capital  a  través  de callos  de  bacalao  a  la madrileña, con garbanzos, así como las 6 bodegas madrileñas, que se suman a su extensa e internacional carta de vinos. La cava de Dos Cielos Madrid cuenta con 166 referencias entre las que hay una numerosa representación de espumosos (cavas y champagnes). También se pueden encontrar dos decenas de vinos franceses y una amplia presencia de propuestas por copas de la Denominación de Origen de Jerez. En cuanto a los blancos  y  tintos  españoles,  esta  carta  supone  todo  un  viaje  por  la  Península  Ibérica  a  través denominaciones  de  origen  como  Valdeorras,  Costers  del  Segre  o  Jumilla. Mientras  que  los  mejores tintos  de  Ribera  del Duero  también  están  exhaustivamente  representados  con  propuestas que  van  de Emilio Moro a Vega Sicilia o Flor de Pingus

Entre las creaciones dulces figuran combinaciones inéditas como el postre de manzana y pepino o el de romero, mandarina y piñón. Asimismo, en la carta del Dos Cielos Madrid no falta el recuerdo a su abuela Catalina, que enseñó a cocinar a los chefs nacidos el 12 de diciembre de 1970 en Barcelona. Se trata del “Canelón de la abuela Catalina, trufa melanosporum y queso parmesano”, afirman. También están presentes los guiños a sus nuevos comensales de la capital a través de callos de bacalao a la madrileña, con garbanzos, así como las 6 bodegas madrileñas, que se suman a su extensa e internacional carta de vinos. La cava de Dos Cielos Madrid cuenta con 166 referencias entre las que hay una numerosa representación de espumosos (cavas y champagnes). También se pueden encontrar dos decenas de vinos franceses y una amplia presencia de propuestas por copas de la Denominación de Origen de Jerez. En cuanto a los blancos y tintos españoles, esta carta supone todo un viaje por la Península Ibérica a través denominaciones de origen como Valdeorras, Costers del Segre o Jumilla. Mientras que los mejores tintos de Ribera del Duero también están exhaustivamente representados con propuestas que van de Emilio Moro a Vega Sicilia o Flor de Pingus

Regresar al inicio