Restaurante NIKKEI 225

EL ESTRENO MÁS ESPERADO DE LA TEMPORADA

 Con un reparto de lujo, dirigido por el sushiman Luis Árevalo y una cuidada ambientación, obra de García de Vinuesa, Nikkei 225 se convierte en el nuevo punto de encuentro de la capital 

 

Nikkei-225.jpg

 

Ya se inaguro en Madrid el Restaurante Nikkei 225 lo tiene todo para convertirse en el nuevo restaurante de referencia en la capital: una ubicación privilegiada, en el céntrico barrio de Chamberí, una elegante y moderna decoración obra de Ignacio García de Vinuesa, un equipo de sala y de cocina de altísimo nivel y una oferta gastronómica sencillamente inmejorable. Bajo la batuta de Luis Arévalo, su carta recoge platos de fusión japo-peruana elaborados con la mejor materia prima mediterránea y del Pacífico, con mucho mimo e imaginación y con la brillante maestría que ha convertido al chef de origen peruano en uno de los mejores sushimen de nuestro país.

02Nikkei 225 es el proyecto más ambicioso y personal de un grupo de socios, amantes confesos y expertos conocedores de la gastronomía japonesa. Para su puesta en marcha, y con el objetivo de situar a su restaurante en la Premier Ligue de la alta cocina nipona en la capital, se han rodeado de los mejores profesionales tanto en sala como en los fogones, donde ejerce con absoluta libertad creativa un curtido Luis Arévalo, mano a mano con su segundo de a bordo Vicente La Red. Formado en los más prestigiosos comedores limeños y tras su paso por Kabuki y 99 Sushi Bar, Arévalo desarrolla en su nuevo feudo una cocina madura de propio cuño, basada en la fusión entre la consolidada japonesa y la emergente peruana -lo que se conoce como cocina nikkei- y aderezada con algún toque mediterráneo. Una cocina que él mismo define como “evocativa” y que se concreta en platos de gran intensidad sápida, armónicos contrastes y cuidada presentación entre los que sobresalen las judías japonesas -crujientes y salteadas con ajo y guindillas-, unas sublimes ostras neozelandesas con salsa de ponzu, el korokke criollo -plato típico de causitas fritas con cangrejo real que se presentan suaves cremosas y ligeramente picantes-, el tiradito  de corvina, el niguiri de pez mantequilla con salsa de anticucho y pesto y el tataki de salmón con salsa de jalapeños.

 

  

01.jpg

 

La oferta culinaria de Nikkei 225 se completa con la aportación de Vicente La Red quien, con su experiencia en comedores de la talla de El Celler de Can Roca o Aponiente, convierte en fuertes dos de los puntos débiles de la cocina japonesa: los platos calientes y la repostería. De la aplicación de modernas técnicas occidentales a atrevidas combinaciones de productos mediterráneos, orientales y del trópico surgen impecables primeros como el bacalao al horno con crema de berberechos y ají amarillo o la carrillera de credo al vino tinto -que se sirve en el punto deseado, resultado de cocciones  lentas a bajas temperaturas-, y postres tan originales y brillantes como el Saketini -su versión del Dry Martini con granizado de pepino, helado de piel de limón y textura de sake y tónica-, el tofu de choclate blanco con helado de wasabi o su actualización del suspiro limeño - crema de leche con yuzu, merengue y helado de haba tonka-.

 

 

 

Además de su brillante cocina, en Nikkei 225 se han cuidado al máximo todos los detalles que interviene en el ritual gastronómico: desde su bodega, que recoge más de 300 referencias de vinos de todo el mundo, con especial atención a los blancos y champagnes, así como una amplia y variada selección de los shakes y umeschus japoneses más especiales, hasta el menaje, con copas Riedel y vajilla japonesa, el servicio, capitaneado por dos profesionales de avalada experiencia, Lai Rueda y Vanesa Vasques, y el espacio, exquisitamente decorado por Ignacio García de Vinuesa. El local, ubicado en el esquinazo de Fernando el Santo con la Castellana y a escasos metros de Colón, está dividido en dos comedores, uno más amplio e informal coronado por la barra de sushi y decorado en elegantes tonos champagne, y otro más recoleto donde acertados juegos de luces y colores chocolate propician un ambiente íntimo, casi mágico.

 

  

 

 

Dirección: Paseo de la Castellana, 15 Esquina Fernando el Santo.

Tel: 91 319 03 90

Precio medio: 65 euros.

Web del Restaurante link 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regresar al inicio